No hace falta ser vidente ni leer las hojas de té para saber que el futuro ya no es lo que era. El pasado suele ser muy claro y el futuro se parece cada vez más a una página de una novela de terror. Los pensamientos negativos se acumulan a medida que los repites una y otra vez. Con cada palabra, con cada acción, nos estamos diciendo a nosotros mismos: «Eso no funcionó para él/ella». O: «Nunca encontraré a nadie que me entienda como ellos». O, «No soy lo suficientemente bueno». Todas estas afirmaciones se convierten en profecías autocumplidas porque son pensamientos negativos que se transmiten de una persona a otra hasta que acaban echando raíces en nuestra propia mente. Los rituales nos ayudan a realizar acciones positivas al sustituir los pensamientos negativos por otros positivos. Los rituales negativos te impiden hacer algo que te haría sentir mejor contigo mismo (como salir en una cita o empezar un nuevo trabajo). Los rituales positivos sustituyen las acciones negativas por acciones que demuestran a los demás lo mucho que los aprecias o tus habilidades (como hacer nuevos amigos o conseguir un título). Ambos tipos de rituales se dirigen a los patrones habituales de discurso negativo en lugar de actuar sobre las mentiras que llevamos dentro. Sigue leyendo para obtener más información sobre los rituales espirituales negativos y positivos…

¿Qué es un ritual espiritual?

Un ritual espiritual es una acción que limpia tus pensamientos o te da una sensación de calma y serenidad. Puedes limpiar tus pensamientos escribiendo lo que piensas o cantando o meditando. También puedes visualizar pensamientos positivos en la existencia o enviar vibraciones positivas al Universo. Todas estas son formas de rituales espirituales. Un ritual espiritual es una secuencia de acciones positivas y/o negativas que pretenden sustituir los pensamientos negativos por otros positivos y mantener el ciclo de profecías autocumplidas. En otras palabras, los rituales espirituales son formas de neutralizar los pensamientos negativos.

Rituales espirituales negativos

Para empezar, es importante saber qué son los rituales espirituales negativos. Los siguientes son rituales espirituales negativos: – Rechazar la idea de que eres lo suficientemente bueno. Esta es la raíz de todos los – Sentir vergüenza o inferioridad debido a tu género, raza, edad o estatus social. Este sentimiento es normal en la sociedad, pero es debido a las mentiras que lo acompañan que nos sentimos inferiores o avergonzados. Es la mentira de que de alguna manera no somos lo suficientemente buenos para la persona que amamos o para nuestro trabajo. – Creer o repetir mentiras negativas sobre uno mismo o sobre los demás. Puedes mentirte a ti mismo o a los demás diciéndote lo inteligente o bello que eres, que no mereces el amor o que eres un fracaso. Todas estas afirmaciones son mentiras y nos llevan a sentirnos oprimidos, inferiores o estancados de alguna manera. – Afrontar la ansiedad o el estrés por la fuerza. No tiene por qué ser el día más estresante de tu vida; puedes experimentar algo de estrés de fuerza mayor incluso cuando las cosas van bien.

Al hacer rituales que sustituyan los pensamientos negativos por otros positivos, permites que este estrés de fuerza mayor pase por ti sin que te afecte de lleno. – Generalizar en exceso. Esto ocurre cuando proyectas tus sentimientos de vergüenza o culpa en los demás. El ejemplo más común es pensar: «Todo el mundo lo hace mal». Este pensamiento conduce al resentimiento o a la venganza personal. – Creer que siempre se tiene la razón. Esta es una de las causas fundamentales de todos los demás rituales espirituales negativos. Tienes tendencia a generalizar en exceso cuando crees que siempre tienes la razón. Pulsar este botón te permite mostrar a los demás lo mucho que retrocedes ante la causalidad. – Sentirse ansioso o estresado por el dinero. Esta es una de las principales razones por las que hacemos rituales. Si el dinero fuera un animal, probablemente tendría su propia jaula del miedo. – Preocuparse por el futuro. Todos lo hacemos en cierta medida, pero cuando se trata del futuro, hay que pararse a pensar en lo que se quiere evitar que ocurra. El futuro va a ocurrir de todos modos, pero hacer algo al respecto ahora puede evitar muchos dolores de cabeza en el futuro.

Rituales espirituales positivos

Un ritual espiritual puede ser casi cualquier cosa que muestre que te importa o que muestre que estás intentando avanzar en lugar de quedarte atascado en el pasado o preocuparte por el futuro. Hay muchas maneras de crear un ritual espiritual positivo: – escribir un diario – leer libros positivos – actuar – reconocer tus puntos fuertes – tener autocompasión – hablar contigo mismo – dar a los demás – conectar con tu Ser Superior – conectar con la naturaleza – enviar vibraciones positivas al Universo – visualizar resultados positivos – Tener un plan de acción. Creamos nuestros rituales espirituales en oleadas; pensamos en lo que queremos hacer y luego lo hacemos. Este es el combustible que nos mantiene en marcha. Si tienes un plan de acción para tus rituales espirituales, seguirás haciéndolos (y te sentirás mejor) mientras el plan esté funcionando.

La diferencia entre los rituales espirituales negativos y positivos

Los rituales espirituales negativos tienen que ver con las mentiras que te dices a ti mismo, los sentimientos que proyectas y la forma en que alejas las oportunidades de amar y ser amado. Los rituales espirituales positivos tienen que ver con la alegría que sientes en el ahora y en el futuro – tienen que ver con el amor y los pensamientos positivos, no con las acciones positivas.

Ejercicios negativos para dejar de decir «Eso no funcionó con ella/él»

La mayoría de nosotros hemos hecho algo en nuestra vida que desearíamos poder retirar. Hemos dicho o hecho cosas de las que nos arrepentimos, e incluso hemos hecho cosas que sabemos que no deberíamos haber hecho. Al decirnos estas palabras, estamos perpetuando un ciclo de pensamientos negativos que nos mantendrán atrapados en bucles de frustración, tristeza y autodesprecio. Para dejar de decirnos estas cosas negativas, puedes: – Decirlas a tu mejor amigo o a tu vecino, no a alguien a quien quieres. – Escribirlas. – Cantártelas a ti mismo. – Pensarlas de nuevo para ti. – Dígalas en voz alta. – Mételas en una botella y tírala al mar. – Adormecerse hasta el punto de no sentir, es una salida fácil.

#Ejercicios positivos para demostrar a los demás lo mucho que los aprecias o tus habilidades. La benevolencia, la empatía y la vecindad son bonitas, pero no dan la talla cuando se trata de demostrar a los demás cuánto los quieres de verdad. Es mejor decir cuánto aprecias tus habilidades (es decir, lo que sabes) que mostrar tu benevolencia (es decir, lo que haces por los demás). Hay muchas maneras de demostrar a los demás cuánto los aprecias: – Prestarles tus libros. – Dales tus ideas. – Dales tu tiempo. – Deja que hagan lo que necesiten cuando estén cerca de ti. – Pídeles ayuda. – Llévales a comer fuera (preferiblemente comida que les guste). – Llévales al cine. – Deja que te cuiden cuando estés enfermo (es decir, cuídate tú primero). – Estar a su lado cuando lo necesiten. – Haz todas estas cosas una y otra vez y notarás un cambio en tu actitud hacia los demás.

Conclusión

En última instancia, no somos nuestros pensamientos. No sólo somos lo que pensamos, sino también lo que sentimos, creemos y hacemos. No somos sólo lo que decimos, sino también lo que hacemos. Trabajando en rituales espirituales negativos y rituales espirituales positivos, puedes empezar a tomar el control de tus pensamientos y sentimientos. Los pensamientos negativos son como los zapatos sin suela; siguen diciendo: «Eso no me sirvió». Pero, con los rituales espirituales adecuados, puedes sustituir esos pensamientos por otros positivos, que dejarán tus zapatos con suelas perfectas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.